Ultimas Noticias

Tenista profesional se querella contra IAD, ante PGR



Santo Domingo, RD.- A través de  sus abogados, el tenista profesional José Pinales, se querelló por ante la Procuraduría General de la Republica (PGR), a los fines  de que se realice una investigación, por la no entrega de unos terrenos que compró de manera legal  en el sector San Felipe de Villa Mella, en Santo Domingo Norte.

Su representante legal, el abogado Francis Ortiz, indicó que Pinales pagó   cuatro solares de 250 metros cada uno, con el objetivo de construir  un orfanato, en el cual se impartiría además prácticas de tenis gratuita para contribuir con el deporte, ayudar a que la juventud ocupe su tiempo  y  no incurran en vicios ni en delincuencia.

El profesional del derecho aseguró que Pinales decidió realizar la compra en esa ocasión, ya que los  terrenos contaban con sus  títulos, además de considerar propicio el lugar donde se encuentran ubicados para los fines previstos. Pidió al presidente de la Republica, Danilo Medina Sánchez, intervenir en el caso, ya que en diferentes ocasiones el  director del IAD, Emilio Toribio Olivo, le prometió resolver la situación, pero hasta el momento solo ha quedado en promesas incumplidas.

Dijo que mientras Pinales se encontraba  residiendo en  el extranjero, sus tierras, fueron ocupadas por familias que recibieron títulos por parte del IAD a pesar de contar con los documentos que lo acreditan como dueño.

Aseguró que para resarcirlo, el gobierno dominicano a través de sus instituciones pertinentes, le asignó hace 10 años una permuta o terrenos en otro lugar, pero que la tierra asignada tampoco le fue entregada nunca.

Ortiz, reveló que su defendido, José Pinales, pagó en una ocasión  8 mil dólares por los citados terrenos, además de   5 millones de pesos, gastados en proceso de recuperación, lo que suma en su totalidad 5.4 millones de pesos.

El jurista advirtió que llevará el caso hasta las últimas consecuencias, a fin de que su defendido sea retribuido por el daño causado desde hace más de dos décadas, sin que haya recibido respuestas por parte de las autoridades.