Ultimas Noticias

Combate de raterismo es obstaculizado por falta de querellas



Mayor general Ney Aldrin Bautista Almonte, director general de la Policía Nacional.
El director de la Policía dijo que ante la ausencia de quejas en la justicia, los acusados salen de prisión

El director general de la Policía Nacional, Ney Aldrin Bautista Almonte, aseguró ayer que el mayor problema que la institución enfrenta para combatir el raterismo en las calles, es que aunque los delincuentes son apresados por los agentes policiales, las personas afectadas no les dan seguimiento a su caso o, en su defecto, no se querellan ante la justicia.

El alto mando policial reconoció ayer, nueva vez, que uno de los principales males que afectan a la sociedad dominicana no es la tasa de homicidios como se percibe, sino el raterismo, pero afirmó que la solución total no está en sus manos, porque dentro del Código Procesal Penal existe una figura denominada “De Acción Pública a Instancia Privada”, con la que el Ministerio Público no puede poner en movimiento una acción penal, sin que previamente la víctima o su representante, mediante una instancia privada, le autorice a hacerlo y es, por esta razón, que los acusados muchas veces no son procesados.

“A usted le roban el celular, iniciamos el proceso de investigación, conseguimos al tipo, lo apresamos, a ese que le puso la pistola en la cabeza, lo tenemos aquí preso y tenemos su celular. ¿Usted sabe lo que usted me dice?, ‘yo no lo voy a señalar, yo lo que quiero es mi celular. Yo no voy porque voy a tener que ir a verle la cara setenta veces a juicio, porque me van a mandar por atrás a decir que él tenía la cartera mía y tiene mi dirección. Yo lo que quiero es mi celular’. La gente no le da continuidad, ni siquiera hace el menor ejercicio de decir yo voy a acusar a ese individuo”, expresó el director de la uniformada al ser entrevistado en el Almuerzo Semanal de Multimedios del Caribe, conducido por el director de este diario, Osvaldo Santana, y el jefe de Redacción, Héctor Marte.

Bautista Almonte señaló que su planteamiento lo hace porque en ocasiones pareciera que la institución del orden no apresa a los delincuentes, pero dice que la realidad es otra, tras explicar que cuando un ciudadano no se querella ante alguna instancia, lo que puede ocurrir es que los agentes no arresten al individuo por su reincidencia o porque siempre es liberado por la falta de una denuncia del afectado.

“Parecería que nosotros, la uniformada, no lo hacemos. Nosotros tenemos una realidad, que es el problema del raterismo y, mientras lo veamos como delito menor, la víctima no verá los resultados. Ahí hay dos cosas que van a pasar solamente, y le voy a decir: el policía lo agarra hoy con el celular y lo sueltan mañana, pasado mañana lo detienen con la cartera y lo sueltan, traspasado, cuando lo encuentren, él (el policía) va a tener dos opciones: coger el celular y decirle ‘vete por ahí porque te van a soltar desde que tú llegues’ o darle un tiro. Las dos opciones son terribles para el policía, fíjese que son terribles para el policía, pero él ha agarrado, una, dos, tres, cuatro, cinco veces al mismo individuo y no pasa nada”, observó.

Los logros en persecución de delito

No obstante a esta realidad, el jefe policial refirió que independientemente de esto, la institución trabaja fuertemente en la persecución del delito, por lo que fue enfático en afirmar que tienen el reto de seguir reduciendo el índice que sitúa a la seguridad ciudadana como el tema de mayor preocupación de los dominicanos. Dijo que cuando llegó a la Policía encontró el índice en más de un 43% y ahora está en un 39%. Al referirse a los logros obtenidos en el primer año de gestión de Bautista Almonte -que cumple el próximo 30 de agosto-, el vocero de la uniformada, Frank Félix Durán Mejía, quien acompañó al director, con la directora de Violencia de Género y Familia, Teresa Martínez; el Inspector General Rafael Cabrera Sarita, y Claudio Peguero, director de Planificación y Desarrollo, indicó que solamente la Dirección Central de Investigaciones Criminales (Dicrim) ha sometido a 30 mil 483 personas para fines de investigación. En cuanto al renglón de armas, Durán Mejía precisó que la Dicrim ha recuperado 1,445 armas: 933 pistolas, 117 escopetas, 202 revólveres, 7 fusiles, 184 armas de fabricación casera y dos ametralladoras Uzi.

Por su parte, la denominada ‘Uniformada’ recuperó 501 armas de fuego; 323 fueron retenidas por falta de documentación y las demás de fabricación casera.

Bautista Almonte comentó que como parte de la reforma policial se trabaja, especialmente, en el reclutamiento de los que aspiran a ser policías visitando los lugares donde viven, para conocer su desempeño en la sociedad; en la capacitación de los policías dentro y fuera del país, y en el entrenamiento de los miembros, tras admitir que los agentes “sólo entrenan cuando ingresan a la Policía”.

El desafío de cambiar la cultura de viejos policías

Ante la pregunta del director de elCaribe, Osvaldo Santana, sobre cómo se soluciona el problema de que en ocasiones a los agentes “se les va la mano” a la hora de hacer uso de la fuerza, el director de la Policía dijo que eso se soluciona si se rigen por el protocolo de actuación que inicia con la presencia; luego, con el uso de la palabra y, tercero, con la fuerza letal. “Pero ese es un problema que nosotros debemos manejar hacia afuera de la institución y hacia dentro de la institución”, planteó. En ese mismo sentido, el jefe policial citó que otro de los grandes desafíos con el que batallan constantemente es con el cambio de cultura de los policías viejos y en este punto le secundó el general Claudio Peguero, director de Planificación y Desarrollo, uno de sus acompañantes. “Con lo más difícil que nosotros tenemos que lidiar es con el talento humano. Hay que trabajar demasiado con la gente, para conseguir resultados; el reto mayor nuestro, a parte de ese personal nuevo que venimos adoctrinando, es cambiar la cultura de los viejos”, subrayó.

Héctor Marte, Darielys Quezada, Claudio Peguero, Osvaldo Santana, Ney Bautista, Rafael Cabrera Sarita, Teresa Martínez y Frank Durán.

1,264 policías han sido remitidos a la justicia

Ney Aldrin Bautista Almonte informó que los miembros de la institución que se han visto en conflictos pasan por la prueba de poligrafía, que es un análisis de honestidad e integridad con el que se identifica si el agente está involucrado en cosas indebidas, y también se les realiza la prueba de dopaje. El mismo proceso, aseguró, se le hace a los policías que quieren trabajar en áreas sensitivas. Luego de que se ejecuta la prueba, se envía a Colombia para fines de análisis. “El resultado viene de allá, no es dizque que yo pueda negociar con el que me hizo la prueba, ni nada de eso”, expuso.

En ese mismo orden, el mayor general Bautista Almonte comunicó durante la entrevista junto al portavoz de la Policía, Durán Mejía, que en su primer año de gestión, la Dirección de Asuntos Internos ha realizado 3 mil 376 investigaciones a policías involucrados en denuncias y en temas que van en contra de las leyes dominicanas. Refirieron que de estos, 774 fueron destituidos; 1,155 fueron sancionados; 1,264 fueron remitidos a la justicia y con 183 no hubo ningún tipo de medida.