Header Ads

​Por corrupción, dictan cadena perpetua contra ex-ministro chino de Agricultura

​Por corrupción, dictan cadena perpetua contra exministro chino de Agricultura

Los tribunales de la ciudad de Tianjin condenaron este martes a cadena perpetua a Sun Zhengcai, exministro de Agricultura chino y antiguo secretario general del Partido Comunista (PCCh) en la provincia de Chongqing, por aceptar sobornos de 170 millones de yuanes (27 millones de dólares, 22 millones de euros).

Según informó el Tribunal Popular Intermedio de Tianjin al anunciar la sentencia, Sun será privado de sus derechos políticos de por vida, todas sus propiedades personales han sido confiscadas y sus ganancias ilegales -y la rentabilidad obtenida con ellas- serán recuperadas por el Estado.

El juicio contra Sun, quien hasta su caída en desgracia era considerado uno de los principales candidatos para suceder al presidente chino, Xi Jinping, comenzó en abril y hoy se conoció su resolución por aceptar de manera directa o a través de terceros sobornos por valor de 170 millones de yuanes entre 2002 y 2017.

En julio de 2017 el órgano anticorrupción del PCCh inició investigaciones contra Sun, que entonces era miembro del influyente Politburó del partido, y en septiembre de ese mismo año fue expulsado de la formación y destituido de todo cargo político.

Meses más tarde, en febrero de este año, la Fiscalía presentó su acusación contra Sun, de 54 años, en la que decían que se había aprovechado de los cargos políticos que había ocupado en Pekín o en la provincia nororiental de Jilin para recibir grandes sumas de dinero y propiedades.

Sun "admitió su culpa, mostró arrepentimiento y señaló que aceptaría sinceramente la sentencia de los tribunales", según informaron las autoridades al comienzo del juicio.

"La ambición política y sus deseos egoístas se exacerbaron", lo que llevó a esta antigua estrella emergente de la política chinaa "romper la disciplina del Partido y corromperse", explicaron.

El juicio a Sun se enmarca en la campaña anticorrupción iniciada por Xi desde su llegada a la presidencia en 2013, que se ha saldado con castigos a más de un millón y medio de altos cargos del Partido Comunista, entre ellos algunos de los más poderosos responsables políticos y militares de la pasada década.

Su caso no es el primero que se produce en Chongqing, zona de gran importancia por su proximidad a la presa de las Tres Gargantas, donde Bo Xilai, exministro de Comercio de China y a quien sucedió el propio Sun como secretario general del partido en la provincia, fue condenado también a cadena perpetua por corrupción.

La esposa de Bo, por su parte, fue enviada también a prisión de por vida acusada de asesinar a un empresario británico. 
Publicar un comentario
Con tecnología de Blogger.