Header Ads

Crónica de un “sospechoso” en el Metro de Santo Domingo



“Erró el tiro, se equivocó”, respondió mi esposa Ramona, quien junto conmigo abordó el mismo tren luego de dejar el carro próximo a la estación Mamá Tingó, en Villa Mella, una práctica cotidiana para dirigirnos a las fuentes de trabajo.

Antes de llegar a la siguiente estación, la Gregorio Urbano Gilbert, el joven, muy contrariado, llamó por el intercomunicador a la operadora para que avisara al agente del Cuerpo Especial de Seguridad del Metro (Cesmet), quien llegó al primer vagón, donde sucedió el hecho.

Al preguntar a la víctima si sospechaba de alguien, respondió que de dos personas, de ese señor (yo) y de otra que no identificó, por lo que tranquilo respondí al agente que procediera a revisar el bulto, el que abrí y permití que el joven chequeara, para que despejara dudas y siguiera tranquilo.

Al llegar a la siguiente estación, la Gregorio Luperón y errar el tiro, el joven se desmontó del tren, en medio del murmullo de los pasajeros en un viaje donde íbamos apretujados, común a esa hora de la mañana.

“No es la primera vez que los ladrones aprovechan el tumulto que se produce para entrar al Metro en las horas pico para robar celulares, pero se quedan fuera”, respondió una señora que iba en el tren.

Según los presentes, esa puede ser una estrategia de los mismos asaltantes para desviar la atención, ya que la supuesta víctima expresó que el aparato estaba apagado, por lo que rechazó algunas ofertas de llamar al móvil. Ramona no se cansó de reprochar a la supuesta víctima.

Publicar un comentario
Con tecnología de Blogger.