Ultimas Noticias

Susana Gautreau afirma AEIH miente y desconsidera a sectores al negarse a firmar Pacto Eléctrico

La comunicadora y abogada Susana Gautreau de Windt calificó este jueves de irresponsable la decisión de la Asociación de Empresas Industriales de Herrera y Provincia Santo Domingo (AEIH) de informar que no va a firmar el Pacto Eléctrico cuando ya estaba convocada su firma, luego de tres años de discusiones. 

Según Gautreau, también consultora jurídica del Ministerio de Energía y Minas, coordinador del acuerdo, la AEIH no tiene razón para negarse a firmar ahora el Pacto, debido a que no presentó ninguna propuesta como asociación. 

“De hecho, no hicieron ninguna propuesta; ellos estaban formando parte del sector empresarial quien sí presentó sus propuestas, las debatió, defendió y presentaron disenso en los temas que entendieron. La AEIH, si hizo alguna propuesta, no logró el respaldo de su sector”, expresó.

Indicó que el anuncio del presidente de AEIH, Antonio Taveras Guzmán, parece obedecer a una intención de boicotear el acuerdo, ya que no se entiende la extemporaneidad de esta reacción, y que los argumentos expuestos para justificar su negativa a firmar el Pacto Eléctrico no son ciertos. 

En el Pacto convergieron todos los sectores que intervienen o pueden ser afectados por la actividad de electricidad, como el empresarial, el social, el laboral y el gubernamental,de modo que la AEIH con esta actitud irrespeta el esfuerzo y el trabajo de estos sectores. 

Gautreau de Windt aseguró que, por ejemplo, AEIH miente al decir que no se consensuaron planes para la reducción de la pérdida de energía, ya que se aprobó un cronograma de cumplimiento por parte de las distribuidoras, con indicadores e índices de medición de resultados, que también incluía la reducción de gastos operativos, eficientización de la empleomanía y costos administrativos.

Así mismo, contemplaba la transformación de la CDEEE en una empresa controladora del Holding de las Distribuidoras o EDE, que obedece al respeto de un principio regulatorio universal de que debe haber separación entre el órgano rector y de políticas, en este caso Ministerio de Energía y Minas, y las entidades operativas es decir las distribuidoras y comercializadoras de electricidad o EDE’S, según la abogada. 

Indicó también que la propuesta de privatización de las plantas de Punta Catalina, hecha por el sector social, fue rechazada porque se pretendía imponer un esquema de comercialización que no es posible y que no garantiza la recuperación de la inversión. 

“Porque no es posible que el Estado, cuando no se pudo llegar a una posición de consenso sobre el modelo de negocio idóneo para la operación y manejo de Punta Catalina, iba a decidir pactar la obligación de privatizarla en esta etapa de construcción sin ni siquiera haberla puesto en marcha, cuando la inversión actualmente es del Estado”, expresó. 

Explicó también que sobre la propuesta de no cobrar el 10 % a los usuarios no regulados se llegó a consenso, contrario a lo que dice la AEIH, e indicó que esa medida no afecta la tarifa de los usuarios finales sino que garantiza el derecho de quienes utilizan más energía a negociar libremente con las distribuidoras para alcanzar una mejor oferta, y así estimular la competitividad de los sectores productivos. 

Susana Gautreau de Windt adujo también que no es verdad que el Gobierno realizara una propuesta sobre comercialización de segmentos de las áreas de distribución condicionadas a las EDE’S para fines de reducción de pérdidas, sino que fue una propuesta del sector empresarial al que él pertenece y reiteró que la mayoría de los acuerdos finales fueron realizados bajo consenso, incluyendo del sector empresarial del que AEIH formó parte en las discusiones y en el que el no presentó disensos.

“El 95 % de las propuestas fueron consensuadas allí conforme a que lo establecieron todos los sectores, y fueron tomadas por consenso. Si había uno de los sectores que no estuviera de acuerdo, ya eso se iba a disenso, y solo quedó en disenso el 5%”, expresó la abogada.

Gautreau de Windt reiteró que la decisión de no firmar es un irrespeto a tres años de trabajo de los diversos sectores que integraron las discusiones del Pacto Eléctrico y refleja la poca cultura democrática que signa en grupos minoritarios como es la AEIH, que no llegan al 5% del sector industria, y que es incapaz de consensuar ni buscar posturas equilibradas, dejándose invadir por sentimientos personales. 

“El Pacto Eléctrico inédito en nuestra vida democrática es un ejemplo de ejercicio de diálogo, debate y concertación en la búsqueda de la solución al problema eléctrico que tanto peso tiene en las condiciones de vida, la seguridad ciudadana y en el desarrollo y fortalecimiento de los sectores productivos nacionales”, indicó la abogada y comunicadora. 

Susana Gautreau también instó a los sectores participantes en el pacto a honrar y defender su ardua labor de concertación abierta, plural, participativa y transparente firmando el Pacto Eléctrico.