Ultimas Noticias

Unos 500 especialistas debaten sobre las enfermedades cardiovasculares en Punta Cana

Los gobiernos de Latinoamérica deben encaminar, de forma urgente, políticas tendentes a concientizar a la población sobre los riesgos de las enfermedades cardiovasculares, ya que el 48% de los pacientes desconoce que la tiene y se han constituido en la principal causa de muerte en la región.

El planteamiento lo hizo el doctor Osiris Valdez, presidente de la Sociedad Latinoamericana de Hipertensión (LASH), frente a 500 científicos especializados en cardiología que debaten el tema, y quien afirmó que la situación podría empeorar, si no se crea conciencia sobre los efectos de la hipertensión en los accidentes cerebro vasculares e infartos en que culminan los afectados.

El especialista, quien habló en el acto inaugural del el XV Congreso de la Sociedad Latinoamericano de Hipertensión (LASH) y el IV Congreso de la Sociedad Centroamericana de Hipertensión y Prevención Cardiovascular (SCCG) que reúne cardiólogos de todo el mundo del 18 al 21 de octubre en el hotel Meliá Paradisus, llamó la atención al alertar sobre el tema.

Al exponer en el evento latinoamericano, donde participan representantes de más de 26 países, incluidos, Estados Unidos, México, Centroamérica, Suramérica y Europa, el especialista dijo que hay una representación de cada uno de los países, tratando sobre la repercusión de este flagelo.

El aporte

Indicó que el montaje del evento es un gran logro para los países, debido a que se van hacer grandes aportes en lo que tiene que ver con la hipertensión, propuestas, recomendaciones y descubrimientos que deberán tomarse en cuenta, para reducir la muerte, reduciendo los factores de riesgos en la población.

Expuso que los datos estadísticos indican que el control de la presión arterial en latinoamericana solo está el 18 por ciento de la población y que el 82 por ciento restante no está bajo ningún control y, peor aún, que con valores alterados o por debajo de 140 /90, de ese 18% de la población hipertensa, el 48 por ciento no alcanza a realizarse tratamiento médico.