Header Ads

Tres pasos para cambiar la Policía Nacional

PIDE A LOS HOMBRES QUE TENGAN LA FORTALEZA PARA RESPETAR A LA MUJER

Esposo consagrado, padre de dos hijas y hermano de una mujer que a los 24 años perdió la vida por la obsesión de un hombre de poseerla a la fuerza, el nuevo director de la Policía Nacional llega con rostro protector y moldeador de conductas machistas, pero sobre todo con el “pie caliente”.

No hay “mano dura”, ni “blanda” tampoco, aclara, pero sí mucho seguimiento a las maniobras del mundo delictivo en los barrios y en las altas instancias. Por eso el motor de la persecución siempre estará encendido y con el tanque lleno de gasolina para “quemar a quien se arriesgue”.

El acelerador siempre estará puesto en el tema de la prevención, y los frenos en las armas de los policías para que no disparen “a quemarropa” si existe la posibilidad del apresamiento ordinario. Mientras que la capacitación técnica, moral y ética, será el eje principal a seguir para evitar la corrosión.

El reto que le impuso su padre, el coronel Ney Bautista, junto a sus otros dos hermanos policías, de que debían velar por la tranquilidad de los hogares dominicanos, lo tiene aun entre ceja y ceja, pero le llegó el momento de cumplirlo y ese es su norte a seguir.

Al visitar ayer al director de este diario, Miguel Franjul, el director de la Policía, mayor general Ney Aldrin Bautista Almonte aceptó cortésmente responder preguntas inusuales y personales, en una entrevista que como carnada era de dos o tres preguntas y terminó siendo de una hora con revelaciones de su vida personal, profesional y de su plan no revelado para marcar la diferencia en esta gran responsabilidad que han puesto en sus manos de devolver la paz a la familia dominicana.

LA ENTREVISTA
¿Quién es Ney Aldrin Bautista?
Yo soy un policía de nacimiento. Digo de nacimiento porque mi papá duró 39 años en la Policía y se fue por la puerta grande. Se fue como coronel con mucho honor y mucha honra. Mi papá tiene siete hermanos y todos eran policías. Mi mamá tenía un sólo hermano varón y también era policía. Yo tengo tres hermanos y son policías. En mi familia yo respiro policía.¿Qué repercusión tiene esto?
Nosotros somos de Santiago y La Vega. Como familia de policía mi papá trabajaba en la Capital y al pasar al centro se casó con mi madre y nació el primer hijo. Al trasladarlo luego a Santiago, él cogió con su familia en una camioneta para allá y ahí nací yo. Y así transcurrió mi infancia.
¿Cuándo decide ser policía?
Yo sentí desde siempre que quería ser como mi papá. Me tiraba fotos con su uniforme desde muy niño.
¿Hubo un hecho en particular que lo motivó?
Yo sentía que mi papá era un líder dentro de sus compañeros y en el barrio. Crecí en un barrio muy humilde de Santiago. Se llama Libertad. Cuando  tenía 8 años nos mudamos a la Capital, en Los Alcarrizos. Estudié en el colegio San Antonio de Padua, donde me gradué de bachiller a los 15 años. Posteriormente ingresamos a la Policía y a los 21 había terminado la universidad. Yo soy ingeniero de sistemas y abogado graduado con calificaciones de honor. Los estudios me impulsaron.
¿Qué estudios lo han ayudado más?
Yo vengo del área de investigación criminal. Siempre ha sido el área en la que me he desenvuelto en la mayor parte de mi carrera. Eso.
¿Cuál es el modelo de su padre?
Yo admiraba de él sus actuaciones correctas. Mi papá siempre fue hombre íntegro, con carácter y liderazgo, y eso me llenaba el espíritu de ser como él.
¿Cuál es la frase que le quedó de él?
Mi papá siempre nos decía que “el arroz y la habichuela no matan”. Podemos comer berenjena hoy, mañana molondrones o espaguetis. Cualquiera puede tener más que ustedes, pero lo único que yo espero es que se formen y sean profesionales y hombres de bien. Y gracias a Dios llevamos ese norte.
¿Qué hecho delictivo lo marcó en su juventud?
Realmente los hechos delictivos que han marcado mi trayectoria y deseos de tener una mejor institución ocurrieron ya ejerciendo, formado parte de los procesos de investigación.
¿Cómo cuáles?
Yo estoy escribiendo un libro sobre eso. No lo quiero revelar ahora, pero le voy a decir uno que ocurrió hace varios años y del que todavía estoy impactado.  Es el caso de un señor que violó a una joven de 14 años, la cual quedó embarazada y tuvo una niña. Por cuestiones inexplicables logró no ir a la cárcel, la familia de la víctima terminó perdonándolo y cuando la hija de esa relación violenta tenía 14 años, también la violó.
En misa. El mayor general Ney Aldrin Bautista Almonte junto a su esposa y sus hijas durante la primera misa a que asistió como director general de la Policía Nacional.

VIOLENCIA
¿Cuál es su posición sobre la violencia intrafamiliar?
Nosotros somos ... No sé cómo decirle. Somos partidarios de que eso cese ya. En todos los eventos estamos trabajando para se detenga la violencia contra la mujer. Eso para mí es un tema de los que más me impactan y le voy a decir por qué.

¿Por qué?
Porque un hombre mató a mi hermana.

¿O sea, que su familia ha vivido el tema en carne propia?
Yo tenía dos hermanas y ahora sólo tengo una.  La mató un tipo.

¿Su pareja?
No. Sin ser su pareja. Fue un enamorado obsesionado. Ella era una muchacha terminando su universidad, de 24 años, y él era un hombre mayor. Y mira como fue ... Los santiagueros vamos al play. Ella estaba con sus amigas en el play, él la vio, la agarró y la unió a su cabeza, se dio un tiro en la sien y con el mismo tiro que salió por el otro lado mató a mi hermana. ¡Terrible!


¿Cuándo matan a una mujer, piensa en su hermana?
Claro. Nosotros hemos sido enérgicos en la violencia contra la mujer. Por eso nosotros tratamos de concienciar a los policías que tienen armas y donde quiera que vamos concienciamos. ¡No es posible que lleguemos a acciones como esa!. Y pasa una y otra vez....

¿Qué siente cuando ocurre un feminicidio?
Yo lo veo ya práctico. En el caso de mi hermana el tipo se mató.

¿Es un consuelo cuando se matan los agresores?
Usted sabe que pasa mucho con el tema de la mujer, que los agresores se quitan la vida. En el caso de mi hermana era él que se quería quitar la vida para causarle un tormento.

¿... Para que ella se dé cuenta de lo “tanto que él la quería”?
Sí. Pero sin tener ninguna relación. Era sólo un enamorado y sigue pasando. Eso hay que trabajarlo mucho todavía.

HABLEMOS CLARO
Diálogo entre la Periodista y el General
La Periodista. Eso de que “la mató por motivos pasionales” de algún modo puede ser interpretado como una justificación. Fíjese que los movimientos femeninos critican mucho eso y condenan el manejo que hace la policía de los casos. Por ejemplo, cuando ocurre un feminicidio, por default se reporta que fue por motivos pasionales. Hay que ver eso...

El General. Sí, pero en ningún caso... yo quiero que eso quede claro en el espíritu suyo. En ningún caso nosotros justificaríamos que ningún hombre mate a una mujer.

La Periodista. Ni porque quiera demostrar “lo tanto que la quería”.

El General. No. Es que no...

La Periodista. Debe haber una fórmula para que el hombre “muestre su amor” a una mujer sin necesidad de demostrarle con la muerte que sin ella no podría vivir.

El General. Muy simple: Respeto. Si usted siente respeto y siente amor por una persona no hay ninguna posibilidad de que pase una cosa como esa. Se supone que el que ama no maltrata, no mata. Entonces es un asunto de respeto.

La Periodista. ¿Cuál es la actitud más digna que debe asumir un hombre cuando es rechazado por una mujer? ¿Qué es lo que debe hacer ese hombre que se siente herido en sus sentimientos, en vez de rendirse?

El General. Dos cosas. La primera es pedirle a Dios fortaleza para saber cómo es que va a continuar. Y lo segundo es pensarlo dos veces.

La Periodista. Dicen que nadie sabe cómo va a reaccionar hasta que no le pasa.

El General. Así es. Mi recomendación es detenerse seis segundos, contar uno por uno y buscar la fortaleza que le permita un mejor discernimiento. Lo que está en tu cabeza es lo que tus ojos ven y escuchan y si se te metió en la cabeza algo desastroso, detente. Pide fortaleza y el resto que lo haga Dios.
Publicar un comentario
Con tecnología de Blogger.