Header Ads

Migración haitiana, soporte importante de la economía dominicana

Hoy sentí miedo, en mi caminata mañanera en las calles de mi sector, donde resido, saludé 27 personas, de las cuales 22 eran haitianas”, escribió en su cuenta de Twitter un senador del partido oficialista que, además de su afabilidad, evidencia el cuestionamiento histórico de muchos dominicanos a los inmigrantes, sobre todo a los del vecino país que se imponen en número -la mayoría indocumentados- y ejercen un peso importante en el campo laboral y en la economía, sobre todo en sectores como la construcción y la agropecuaria.

“Se estima que la población de origen extranjero aporta el 7.5% (RD$161,560.8 millones) del valor agregado de la economía, mientras que la migración haitiana aporta el 5.4% (RD$115,920.9 millones) del valor agregado de los bienes y servicios producidos en la economía dominicana en 2012”, plantean los economistas Jefrey Lizardo y Carlos Gratereaux Hernández, en un estudio del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) financiado por la Unión Europea (UE).

Lizardo y Gratereaux Hernández añaden en “El aporte de los trabajadores inmigrantes a la actividad económica en República Dominicana: una primera aproximación”, divulgado en 2013, que “los trabajadores inmigrantes nacidos en otros países y los descendientes nacidos en República Dominicana de padres extranjeros aportarían el 0.8% y 1.3% del total de valor agregado producido en la economía, respectivamente”.

Sostienen que “estos resultados indican que la mano de obra inmigrante (los que reportaron haber nacido en Haití u otro país) aporta aproximadamente el 6.2% del valor agregado de los bienes y servicios producidos en el país”.

Días después que el senador por La Vega, Euclides Sánchez, confesara su “miedo” por la inmigración haitiana a sus 12,470 seguidores en Twitter, su comentario acumulaba 159 retuit, 122 respuestas y 147 “me gusta”.

La mayoría apoyaban la postura del legislador de ver la migración como una amenaza, más que como un factor que, pese a la falta de control legal, incide en el engranaje productivo. “Ese fenómeno está vinculado a factores históricos”, sostiene la antropóloga social Tahira Vargas. “La dictadura de Trujillo y el régimen de Balaguer crearon una plataforma ideológica antihaitiana promovida desde la educación formal e informal con una visión distorsionada de la historia”, añade.

Desde su punto de vista, “los sectores de poder han mantenido esta ideología porque les conviene a sus intereses explotar la mano de obra haitiana y a la vez mantener la discriminación y el racismo”.

aporte valor agregado poblacion extranjeraLa Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI) 2012, realizada por la UNFPA registró 524,632 inmigrantes en el país, mientras que el Departamento de asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (ONU-DAES) calculaba 415,564 para 2015, recuerda la investigación “Interacciones entre políticas públicas, migración y desarrollo en República Dominicana”, elaborada por el Centro de Estudios Sociales de la Universidad Iberoamericana (CIES-Unibe) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Existen además otras estimaciones sobre el volumen de la inmigración en el país, y en concreto sobre la inmigración haitiana, así como simples valoraciones que se difunden a través de los medios de comunicación y que acaban alimentando el imaginario colectivo sobre el carácter extraordinariamente invasivo de las entradas de inmigrantes desde Haití con cifras que van desde el millón a los tres millones de inmigrantes haitianos”, señala el informe.

Explica que según el Censo 2010 y la ONU-DAES 2015 “los inmigrantes haitianos son, con diferencia, el mayor grupo de inmigrantes, representando cerca del 80% del volumen”, mientras que la ENI-2012 los estima en un 87%.

En medio del repunte mediático del tema de la inmigración haitiana, el Ministerio de Defensa aseguró que tiene bajo control la entrada de indocumentados, a través del Ejército de República Dominicana (ERD) y el Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (Cesfront), así como con la coordinación acciones con la Dirección General de Migración (DGM).

Informó que en el primer semestre de este año el Cesfront impidió el ingreso de 47,771 haitianos y el ERD 32,071, para un total de 79,842. Además, que la DGM no admitió el ingreso de 22,500 y deportó 37,833 indocumentados.

El rechazo a la migración haitiana remite, conforme al criterio del sociólogo Wilfredo Lozano, a procesos históricos y sociales. “En primer lugar, la visión de las élites sobre los procesos de independencia y separación en el siglo XIX. Esos procesos han sido interpretados en una visión nacionalista para racionalizar los intereses sobre todo de Trujillo, a lo que se une una cultura hispanista de desprecio al negro”, dice.

En segundo lugar, Lozano observa procesos democratizadores en el siglo xx que, unidos al impacto de la inmigración en toda la economía nacional, “la hizo más visible a los actores políticos más conservadores que pasaron a usar la migración como un arma política”.

Lozano resalta además “un predominio mediático en la formación de la opinión pública que “hizo su trabajo en el imaginario colectivo”.

Sostiene que, pese a ello, los dominicanos deben tomar en cuenta que “la Restauración en 1865 no hubiese sido posible sin la cooperación de Haití; los dominicanos han ayudado a Haití contra Duvalier; los haitianos pelearon del lado dominicano contra los yanquis en 1965, y hoy hay bastante cooperación entre las comunidades fronterizas”. También la socióloga Rosario Espinal estima que en República Dominicana “hay que hacer un gran esfuerzo para construir un discurso de aceptación a los inmigrantes”.

“La situación se complica cuando un grupo humano, además de ser migrante, pertenece a un grupo social rechazado en una sociedad específica por determinada característica de ese grupo (etnia, religión, etc). En esos contextos, la contribución que hacen los inmigrantes la ven como una intromisión, con un balance neto negativo”, añade Espinal.

Sobre el tema migratorio

“Muchas veces se publican cosas que no están conforme con la realidad; si hubiese, de verdad, una invasión masiva de haitianos allá (en la frontera)… bueno, las Fuerzas Armadas dominicanas serían desplegadas allá para defender el territorio nacional; que sepamos ahora no hay ninguna orden a eso”, sostuvo el embajador de Haití en Santo Domingo, Idalbert Pierre Jean, al atribuir a medios de prensa una supuesta sobredimensión del tema de la inmigración irregular de su país hacia el territorio dominicano, el cual, dijo, debe ser discutido por la Comisión Mixta Bilateral.

Publicar un comentario
Con tecnología de Blogger.